Fitness

Los 7 problemas más comunes con los cambios de la bici

Aunque la bici es un aparato con un sistema de funcionamiento relativamente simple, hay partes más complejas y sensibles que otras, y definitivamente la más delicada es el sistema de cambios. No digamos la más importante, ya que tu bici es un todo donde cada una de sus partes permite que consigas el objetivo de desplazarte eficientemente y de forma segura.

Sin embargo, lo cierto es que los problemas de los cambios suelen ser los más complicados de resolver y para los que se requiere un cierto conocimiento de tu parte. No es un sistema muy complicado realmente, una vez que lo conoces adecuadamente, pero dependiendo del uso que des a tu bici, se verá sometido a menos o mayor presión. Sin duda no es igual usar la bici para pasear en un terreno plano y asfaltado, a emplearla en competición o incluso en terreno escabroso y con diversos cambios de pendiente.

En cada caso, y dependiendo de la frecuencia e intensidad de uso, las diversas piezas del sistema de cambios se enfrentarán a un mayor desgaste y tensión. Esto determinará la duración y eficiencia de piezas tales como la cadena, los platos y piñones, así como cables, tensores y desviadores, entre otros. Por tanto, es muy importante que conozcas cuáles son los principales problemas que se te pueden presentar con los cambios y cómo resolverlos. Es por ello, que a continuación te presento los 7 problemas más comunes con los cambios de la bici.

1. Sucio o deterioro en los mandos, cables o camisas del cambio

En ocasiones tienes problemas con los cambios de tu bici, revisas la cadena, los tensores, desviadores, en fin, todo parece estar correctamente. En este caso, el problema puede estar en una falta de mantenimiento de los mandos de cambio o de las camisas y cables.

¿Por qué se presentan problemas con los mandos, cables y camisas de los cambios de tu bici?

El mando de cambios, sea el tradicional de gatillo o el pulsador de puño, al igual que los cables que transmiten la señal de cambio, así como las camisas por donde dichos cables deben deslizarse sin dificultad, se ven sometidos a los efectos ambientales. De tal forma que puede penetrar en ellos partículas ambientales que dañen o dificulten el funcionamiento.

En estos casos la maneta o gatillo se atora o no funciona fluidamente, o los cables no se deslizan eficientemente a través de las camisas. Si hay óxido o suciedad, los cables pueden trabarse y no son eficientes en la transmisión.

Posible solución a los problemas de mandos, cables y camisas

En el caso de los mandos de los cambios de la bici, la solución es hacer el adecuado mantenimiento periódico al mecanismo, el cual se recomienda cada 2 meses al menos. Para ello deberás retirar el mando del manillar y luego quitar la tapa para dejar al descubierto el mecanismo y poder realizar la limpieza.

Posteriormente, será necesario que lubriques el mecanismo con lubricante de teflón, antes de armar nuevamente el mecanismo. Por otra parte, si el problema está en los cables o en las camisas por donde estos se deslizan, lo mejor es cambiarlos, dado que no se trata de elementos demasiado costosos.

2. Ruptura o distensión de la cadena

No hay duda de la importancia de la cadena, la cual debe mantener una integridad y tensión adecuada para que los cambios de tu bici funcionen correctamente. Lamentablemente, de los componentes de los cambios, la cadena es la que tiende a desgastarse antes. Este desgaste puede ocasionar incluso que se rompa, pero, aún sin llegar a ello, basta con que se distienda demasiado para que tengas serios problemas con los cambios.

¿Por qué se rompe o distiende la cadena de los cambios de la bici?

Como todo elemento mecánico sometido a una permanente tensión, fricción y movimiento, la cadena se desgasta. Se deterioran los remaches y junturas, ocasionando una distensión o alargamiento de la cadena, llegando incluso a romperse. Si la cadena no mantiene su longitud, llegará el momento donde será imposible ajustarla adecuadamente y fallarán los cambios.

Posible solución a los problemas con la cadena de los cambios de la bici

Sea que la cadena se alargue o se rompa, es posible repararla, empleando un deslabonador o tronchacadenas para cortar un eslabón y luego empatar la cadena nuevamente mediante un remache. Otra solución es cambiarla por una nueva.

Para comprobar si la cadena está distendida, puedes usar un medidor de cadena, siendo que si logras insertar las dos puntas del medidor en la cadena sin inconvenientes, sabrás que la cadena está distendida.

Si no dispones del medidor, puedes hacerlo a ojo, colocando la cadena en el piñón pequeño y el plato grande, para luego tirar de ella con los dedos justo en la mitad del plato. Si ves que quedan al descubierto uno o más dientes de la cadena, debes reemplazarla o acortarla.

3. Fallas de los platos o de los piñones de los cambios de la bici

Puede ser que la cadena esté en perfecto estado y, sin embargo, se salten los cambios o la cadena se salga. En este caso, el problema puede estar en los platos o en los piñones.

¿Por qué pueden fallar los platos o los piñones de los cambios de la bici?

Los platos o los piñones pueden fallar por simple desajuste, es decir que se hayan aflojado las tuercas de sujeción o por desgaste. Como entenderás, estas piezas se someten a mucho trabajo, debido a la acción permanente de la cadena sobre ellos, con cambios constantes.

Esto ocasiona un desgaste de los dientes o la formación de rebabas, y, por tanto, puede provocar que se salga la cadena o se salten los cambios. Mientras que los desajustes al aflojarse alguna tuerca son ocasionados por las normales vibraciones y golpes a que se ve sometida la bici en terrenos abruptos.

Posible solución a las fallas de platos o de piñones en los cambios de la bici

Si revisas los dientes de un piñón o de un plato y los ves desgastados o con alguna rebaba, la solución es sustituirlo por uno nuevo. Adicionalmente, si cambias platos o piñones, y no has cambiado recientemente la cadena, conviene que la cambies, independientemente que la observes en buen estado.

4. Pérdida de la línea de la cadena de los cambios de la bici

Otro problema relacionado con la cadena de los cambios de la bici es la pérdida de la línea de cadena. Esta es la distancia entre el eje de simetría del plano vertical de la bicicleta al punto medio del conjunto de platos y de piñones, que viene especificada de fábrica. Si esta distancia se altera, la cadena no irá paralelamente recta respecto al cuadro de la bici, provocando, entre otras cosas el cruce de cadena.

¿Por qué se puede perder la línea de cadena de los cambios de la bici?

Esto sobre todo ocurre cuando realizas algún cambio mayor en la transmisión de la bici, por ejemplo, instalar un eje de pedal, cassette o un conjunto de platos y bielas que no sea el original de fábrica.

Posible solución de la pérdida de la línea de cadena

Debes garantizar que la nueva configuración que le des a tu bici cumpla con la línea de cadena correspondiente. Para esto, debes cuidar que la cadena quede paralela al cuadro y recta, al extenderla entre el punto medio de los platos y el piñón ubicado lo más cerca del punto medio del eje del cassette.

Ten en cuenta que el punto medio de los platos es el plato central, si tu bici dispone de 3 platos o el punto intermedio entre el plato menor y el mayor si solo dispones de dos platos. Para garantizar que esta línea de cadena se cumpla puedes emplear anillas espaciadoras intercaladas.

5. Desajustes en los desviadores de los cambios de la bici

Si se te presentan problemas con los cambios de la bici, pueden deberse a desajustes en el desviador, sea el delantero o de platos, o en el desviador trasero o de piñones. Esta pieza es la encargada de descarrilar a la cadena para pasarla de un plato a otro dependiendo del cambio de marcha que apliques.

¿Por qué puede desajustarse los desviadores?

El desviador de los cambios de la bici responde a dos fuerzas contrapuestas, dependiendo de si le das a la palanca o maneta de cambio para tensar el cable y provocar el cambio de marcha o si accionas la otra maneta y entra en acción el resorte del brazo del desviador para causar el cambio contrario de marcha. En todo caso, la falla se puede presentar por un desajuste en alguno de estos componentes o por su ruptura.

Posible solución al desajuste del desviador del cambio de la bici

Es necesario revisar el sistema completo a fin de detectar posibles desajustes o daños, ajustando o cambiando las piezas que correspondan.

6. Desajuste del tensor del cable de cambios

Otro elemento que puede fallar en la transmisión de los cambios de marcha es el tensor del cable de cambios. Este tensor es una pequeña rueda localizada en el extremo de la camisa del cable que conecta con el desviador.

¿Por qué se desajusta el tensor del cable de cambios de la bici?

Generalmente se debe simplemente a que se aflopja o aprieta demasiado el tornillo de ajuste debido a las vibraciones, manipulación indebida o por golpes.

Posible solución al desajuste del tensor del cable

Pasas la cadena al segundo piñón y procedes a ajustar el tensor del cable de los cambios de la bici, bien sea aflojando, lo que implica aumentar la tensión, o apretándolo, lo cual implica disminuir la tensión. Esto depende de si la cadena tiende a saltar al primer piñón, en cuyo caso debes tensar, o si la cadena se inclina a rozar al piñón mayor, teniendo entonces que destensar.

Finalmente, compruebas que todos los cambios funcionan bien, de lo contrario compruebas el ajuste hasta lograr el buen funcionamiento.

7. Se rompe el cambio en ruta

Aquí nos referimos al sistema de cambio trasero, que incluye el desviador de piñones, tensor, roldanas y los otros aditamentos, y a una situación particular: se rompe cualquiera de los elementos dejándolo inutilizado en ruta.

¿Por qué puede romperse el cambio de la bici en ruta?

Aunque no es algo que ocurra comúnmente, puede suceder y generalmente es debido a un golpe brusco, bien sea una caída o choque.

Posible solución a la ruptura del cambio trasero de la bici en ruta

Si vas en ruta y se rompe el cambio trasero de la bici y no quieres volver a casa con la bici a cuestas, la opción es prescindir totalmente del cambio y colocar la cadena fija en una posición, es decir de un plato a un piñón. Para esto, debes desmontar totalmente el cambio, incluido el cable o al menos sujetarlo firmemente al cuadro de la bici donde no moleste.

Esto implica disponer al menos de una multiherramienta o de llaves Allen y un tronchacadenas. Una vez desconectado el cable tensor,  desacoplas la cadena, para lo que utilizarás el tronchacadenas, y, posteriormente, quitas el cambio.

Luego, debes colocar la cadena desde el plato al piñón elegido, cuidando que la cadena quede lo más alineada o recta posible. Pasas entonces a tensar la cadena cortada simulando su estado de tensión adecuado una vez instalada, definiendo el sitio donde debes acortarla.

Finalmente, cortas en el punto elegido y acoplas nuevamente la cadena usando un nuevo bulón. Para unir de nuevo los eslabones de la cadena tendrás que pasarla a un piñón inferior, para, una vez unida, pasarla al piñón elegido dando vueltas a la rueda lentamente mientras se empuja la cadera con la herramienta simulando el desviador.

Votos realizados: 0. Valoración media 0/5
Compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter